Imágen de Portada
BELL, J., QUALITY IMPROVEMENT FOR METHADONE MAINTENANCE TREATMENT. SUBSTANCE USE AND MISUSE , Vol. 35, no. 12-14 (2000), p. 1735-1756
Ref. 100609
Localización: R.830

Solicitar al Siis


Palabras clave:
Actitudes profesionales, Actitudes sociales, Calidad de la atención, Drogodependencias, Evaluación de servicios, Heroína, Indicadores, Metadona, Programas de bajo umbral, Programas de mantenimiento

Resumen:
Las actitudes negativas de la comunidad hacia los heroinómanos y la metadona sustituyen el principal obstáculo a un buen tratamiento. Las actitudes negativas se manifiestan en una regulación inapropiada y restrictiva, y en recursos inadecuados para apoyar los programas. Estas actitudes contribuyen a la ambivalencia de los pacientes bajo tratamiento, expresándose en una variedad de comportamientos por parte del personal: ansiedad, defensividad contra el tratamiento, ambivalencia sobre el valor de la metadona, y en casos extremos, prácticas de tratamiento cínicas y subóptimas. Estas cuestiones no son meramente barreras teóricas a la calidad, sino que además han contribuido a problemas serios en la calidad y la eficacia del tratamiento. Ni la regulación, ni las prescripciones expertas sobre cómo administrar el tratamiento, son una respuesta adecuada a estos problemas. Un enfoque sistemático para enfrentar estas cuestiones es sumamente deseable. Un mejoramiento externo de la calidad basado en la consulta con colegas ofrece una forma apropiada de responsabilización, así como un incremento del sentido de profesionalismo del personal clínico. Mientras que los enfoques convencionales para asegurar la calidad no garantizan la administración de un buen tratamiento, los métodos benchmarking basados en el monitoreo de resultados pueden ser usados para revisar y mejorar el tratamiento.