Imágen de Portada
MULLEN, L., BARRY, J., AN ANALYSIS OF 15-19-YEAR-OLD FIRST ATTENDERS AT THE DUBLIN NEEDLE EXCHANGE, 1990-97. ADDICTION , Vol. 96, no. 2 (2001), p. 251-258
Ref. 100760
Localización: R.696

Solicitar al Siis


Palabras clave:
Características usuario, Drogas ilegales, Drogodependencias, Entorno urbano, Intercambio de jeringuillas, Juventud, Preservativo, Prevención secundaria, Programas de prevención, Reducción de riesgo, Tendencias, Vía intravenosa, Irlanda

Resumen:
Objetivos: identificación de características y tendencias a lo largo del tiempo en consumidores jóvenes de drogas inyectadas la primera vez que acuden a un centro de intercambio de agujas. Diseño: estudio retrospectivo transversal de datos recogidos rutinariamente. Localización: programa de intercambio de agujas en Dublín compuesto de 11 localizaciones en la zona del gran Dublin. Participantes: mil doscientos veinticuatro asistentes al programa de intercambio de agujas desde 1990-1997 de entre 15-19 años de edad. Mediciones: se analizaron factores relacionados con la probabilidad de compartir agujas y utilizar preservativos mediante una regresión logística. Hallazgos: han aumentado tanto el número como la proporción de consumidores de drogas inyectadas, sobre todo entre las mujeres a lo largo de los ocho años. El 48% de éstos jóvenes se habían estado inyectando durante menos de un año. La frecuencia con que se habían compartido agujas en el año anterior a la primera asistencia al centro fue del 39% y del 61% para el uso de preservativos. La proporción de mujeres que no utilizaban preservativo durante las relaciones sexuales fue significativamente mayor que en los hombres. Muy pocos de éstos jóvenes habían recibido algún tratamiento de drogodependencia. Conclusiones: después de 1 año de consumo inyectado de drogas la probabilidad de compartir agujas aumentó y recomendamos que las intervenciones se realicen pronto y vayan dirigidas a las necesidades de los consumidores jóvenes de drogas inyectadas y que se minimicen o eliminen las barreras para contactar con estos servicios. Se están dando algunas conductas de alto riesgo en el contexto de relaciones sexuales y ello debería tenerse en cuenta al diseñar programas de prevención, especialmente entre mujeres jóvenes.