Imágen de Portada

Las personas desempleadas y el voluntariado


BONNEFON, G., LES DEMANDEURS D'EMPLOI FACE AU BENEVOLAT. PARIS, SOLIDARITES NOUVELLES FACE AU CHOMAGE, FRANCE BENEVOLAT, 2008, 75 p.
Ref. 154854
Localización: Archivo

Descargar documento


Palabras clave:
Beneficios, Desempleo, Exclusión social, Formación, Motivación, Recomendaciones, Voluntariado, Francia

Resumen:
Según datos del Instituto Francés de Estadística (INSEE), el 20% de las personas desempleadas declaran realizar labores de voluntariado, frente a un 26% del conjunto de la población. La red France Bénévolat –entidad dedicada a facilitar la toma de contacto entre entidades sin ánimo de lucro y personas voluntarias– ha detectado, por su parte, un aumento constante en el número de personas en paro que solicitan realizar labores de voluntariado. Este estudio conjunto de France Bénévolat y Solidarités Nouvelles Face au Chômage sobre los demandantes de empleo y el voluntariado tiene como objetivos comprender mejor los mecanismos por los que las personas desempleadas deciden implicarse, o no, en tareas voluntarias, y determinar los efectos que se derivan de esta implicación. Entre las motivaciones que esgrimen las personas en paro para convertirse en voluntarias, se encuentran la búsqueda de sensaciones de bienestar, el deseo de sentirse útiles y de ampliar las relaciones sociales, y, en último lugar, la posible obtención de un empleo. El estudio, basado en una revisión de literatura y en entrevistas a personas en paro y a entidades y profesionales dedicados a la inserción laboral, concluye que la implicación de las personas desempleadas en tareas voluntarias cumple seis funciones complementarias: una función simbólica –unirse a una causa común–, una función utópica –construir una sociedad solidaria frente a la competitividad del mercado de trabajo–, una función democrática –por las relaciones de igualdad en el seno de la entidad de voluntariado–, una función formativa –por el aprendizaje derivado de las labores realizadas–, una función social –al construir relaciones sociales más altruistas– y una función psicológica –proporciona bienestar mental a la persona desempleada–.