Imágen de Portada

Los vendedores de éxtasis como agentes de reducción de daños


JACINTO, C., ET AL., MAXIMISING THE HIGHS AND MINIMISING THE LOWS: HARM REDUCTION GUIDANCE WITHIN ECSTASY DISTRIBUTION NETWORKS. INTERNATIONAL JOURNAL OF DRUG POLICY, THE , Vol. 19, no. 5 (2008), p. 393-400
Ref. 154958
Localización: R.1114 Archivo

Solicitar documento


Palabras clave:
Drogas de síntesis, Drogas ilegales, Drogodependencias, Éxtasis, Reducción de daños, Tráfico de drogas

Resumen:
El análisis de las prácticas de consumo de drogas puede resultar muy valioso para el diseño y la puesta en marcha de estrategias de reducción de daños. Así, sabemos que la experiencia de los pares resulta central en el aprendizaje del manejo de las sustancias y también que los usuarios adoptan de manera espontánea estrategias para disminuir sus efectos negativos. El estudio cualitativo que da pie a este artículo abunda en el modo en que los usuarios de éxtasis (MDMA o 3,4-metilendioximetanfetamina) construyen y comparten sus conocimientos sobre esta sustancia y en el potencial de los vendedores de esta droga como eventuales agentes de prevención de daños. La investigación, desarrollada en la bahía de San Francisco entre 2003 y 2006, se basa en entrevistas detalladas a 120 personas que traficaban con cantidades pequeñas o medianas de éxtasis. La mayoría de ellas compaginaban venta y consumo (98%) y proveían de droga a sus amistades (entre un 78% y un 88%, según los espacios de venta); en ocasiones, además, consumían con sus clientes. La etnografía realizada evidencia el uso de diferentes técnicas para potenciar el cuelgue o disminuir las consecuencias nefastas del consumo, e incluso de algunas que perseguían ambos objetivos simultáneamente. Pero lo más interesante del estudio es que los vendedores de éxtasis desempeñaban funciones adicionales al mero suministro de la droga. La mayoría de ellos reconocían haber aprendido de otros usuarios y se mostraban deseosos de transmitir las prácticas que consideraban ideales para disfrutar al máximo limitando los efectos perniciosos. Es más, un 16% asumía el rol de mejorar la experiencia de nuevos usuarios, ofrecerles apoyo, vigilar los efectos físicos y psicológicos de la sustancia y proporcionarles asistencia en caso de peligro. Debido a que los temas aquí tratados aparecieron tardíamente en la investigación y resultaban secundarios respecto a su núcleo, las conclusiones del estudio deben tomarse con cautela. Aun y todo, las autoras creen que los traficantes de éxtasis podrían jugar un papel destacado en la difusión de recomendaciones científicas para reducir riesgos y proponen que se investigue si ciertas prácticas incrementan el placer que provoca esta sustancia al tiempo que disminuyen sus efectos nefastos.