Imágen de Portada
Horemans, J., Marx, I., In-work poverty in times of crisis: do part-timers fare worse?. Serie: Discussion Papers, Bruselas, Improve. Poverty, Social Policy and Innovation, 2013, 37 p.
Ref. 195514
Localización: Archivo

Descargar documento


Palabras clave:
Crisis económica, Efectos, Estudio comparativo, Jornada laboral, Nivel de ingresos, Pobreza, Precariedad, Reparto de empleo, Salario, Trabajo

Resumen:
El trabajo a jornada reducida, en general, y el empleo a tiempo parcial involuntario en particular, ha incrementado de manera significativa desde los inicios de la crisis económica. Este estudio pretende determinar qué influencia ejerce la duración de la jornada laboral sobre el riesgo de pobreza de los trabajadores en los países de la EU-15 (los países incorporados en la Unión Europea antes del año 2004). Basándose en los datos proporcionados por la Estadística de Ingresos y Condiciones de Vida de la Unión Europea (EU-SILC) de 2011, los autores comprueban que el riesgo de pobreza es significativamente más elevado entre los trabajadores que trabajan a horario reducido. Se constata, por otra parte, que el riesgo de pobreza es mayor entre todos los trabajadores que trabajan a jornada reducida, independientemente de las circunstancias que motivan el horario reducido. Esto se debe, según los actores, a varios factores que interactúan. En muchos países la reducción de jornada es un fenómeno que se da más a menudo entre trabajadores de salarios bajos que entre quienes ganan bien. Se observa, en segundo lugar, que las mujeres de hogares con necesidades de ingresos elevados debido a la presencia de hijos menores de edad a menudo se ven forzadas a trabajar a jornada reducida. Esta situación se da, sobre todo, en los países del sur de Europa que tienen políticas de conciliación de la vida familiar y laboral poco desarrolladas. Por otra parte influye también la existencia de ayudas económicas para compensar las pérdidas de ingresos. Estas, que se pueden dar en forma de prestaciones económicas dirigidas a quienes trabajan a jornada reducida o como ayudas a la familia, son menos generosas en los países sureños de la UE que en el resto de la EU-15. Los Países Bajos, por el contrario, presentan los índices de pobreza más bajos entre los que trabajan a jornada reducida. Esto se debe, según los autores, a un esfuerzo conjunto del gobierno y los agentes sociales neerlandeses para convertir el trabajo a tiempo parcial en empleo digno.