Imágen de Portada
González-Rábago, Y., et al., Envejecimiento activo en Bizkaia: situación comparada en el contexto europeo. Zerbitzuan , n. 59, 2015, p. 145-159.
Ref. 507250
Localización: SIIS R.721 / SIIS Archivo (R.721) / DFB Archivo (R.721)

Descargar documento


Palabras clave:
Personas mayores, Personas mayores activas, Políticas públicas, Indicadores, Evaluación de servicios, Estudio comparativo, Bizkaia, País Vasco, España, Europa

Resumen:
El aumento proporcional de la población de mayor edad, común a todos los países occidentales, ha colocado en la agenda política la necesidad de garantizar la calidad de vida de ese grupo etario y, al mismo tiempo, de fomentar su participación social. Esta nueva orientación de las políticas públicas ha cristalizado en el concepto de envejecimiento activo, propuesto por la Organización Mundial de la Salud en 1999 y adoptado más tarde por la Unión Europea. Desde este marco teórico, Bruselas evalúa cada dos años la situación de las personas mayores de 55 años en los países miembros, por medio del llamado Índice de Envejecimiento Activo, que mide la participación social y laboral de este grupo de edad, su bienestar, así como la capacidad de cada sociedad para impulsar el envejecimiento saludable. Algunas regiones europeas han comenzado también a aplicar esta herramienta en sus territorios, y así, el presente artículo, publicado en la revista “Zerbitzuan”, recoge los resultados obtenidos en Bizkaia a partir de una encuesta representativa realizada ‘ad hoc’ en 2014.

La nota general alcanzada por Bizkaia (37,9 puntos) está ligeramente por encima de la media europea (36 puntos); por dimensiones, consigue también buenas puntuaciones en las de empleo y vida independiente, mientras que en las de participación social y capacidad para envejecer activamente queda por debajo de la media. En algunos indicadores, los resultados sitúan a Bizkaia en la cabeza de Europa, como en el porcentaje de población masculina que realiza actividad física o en salud mental femenina. Tal como explica el equipo que ha llevado a cabo el estudio, la aplicación del Índice de Envejecimiento Activo a escala subregional presenta dos limitaciones difíciles de soslayar a día de hoy: la falta de sensibilidad del instrumento para captar las singularidades de estos territorios (lo que explicaría los pobres resultados vizcaínos en algunos indicadores) y el déficit de datos estadísticos con los que utilizar la herramienta (que obligó a llevar a cabo una encuesta propia).