Imágen de Portada
M. León (Profesora de Ciencia Política): ¿Suicidio demográfico?. El País , 14/07/2018
Ref. 535388

Descargar documento


Resumen:
Podríamos mañana convertirnos en Suecia, con su Estado de bienestar tan escorado hacia las familias, con sus permisos parentales generosos, sus servicios a la infancia universales y sus formas flexibles pero seguras de empleo y aun así no alcanzaríamos, como no alcanza Suecia, la tasa de reemplazo de 2,1 hijos por mujer. No hay ninguna evidencia que indique que las políticas natalistas consigan su objetivo, es decir, que animen a las mujeres en edad reproductiva a tener más hijos.