Imágen de Portada
The state of health care and adult social care in England 2017/18. Londres, Care Quality Commission, 2018, 134 p.
Ref. 537182
Localización: SIIS Archivo

Descargar documento


Palabras clave:
Discapacidad, Personas mayores, Servicios sociales, Servicios de salud, Acceso, Calidad de la atención, Salud mental, Residencias, Hospital, Distribución geográfica, Control, Atención individualizada, Atención primaria, Autodeterminación, Dependencia, Evaluación de servicios, Datos estadísticos, Reino Unido

Resumen:
En el Reino Unido, los servicios sanitarios y los servicios sociales dirigidos a personas adultas son evaluados anualmente por la Care Quality Commission. Su informe de 2018 confirma que se ha alcanzado el punto de inflexión que vislumbraba hace dos años, a partir del cual crecería el número de personas desatendidas. El estudio indica que el acceso a la atención médica y social depende cada vez más del lugar de residencia y del tipo de atención requerida, y así, por ejemplo, el tiempo de espera para iniciar un tratamiento hospitalario se ha disparado en un 55% desde 2011. Los principales retos comunes se sitúan en la demanda rampante, las dificultades para reclutar, retener y formar a las plantillas, y los déficits de coordinación. En lo que se refiere específicamente a los servicios sociales, el cierre de proveedores y la falta de un acuerdo de financiación a largo plazo (alcanzado en junio para el sector sanitario) figuran entre los problemas más acuciantes.

El informe también arroja datos positivos, por lo que la propia comisión habla de un panorama de contrastes. Así, junto con la creciente disparidad en el acceso, destaca la resiliencia del sistema, capaz de mantener la calidad media de los servicios e incluso incrementarla en algunos casos. Nueve de cada diez servicios de medicina de familia (91%) y ocho de cada diez de atención social fueron calificados positivamente. Lo mismo cabe decir del 60% de los servicios hospitalarios básicos del Sistema Nacional de Salud (NHS) y del 70% de los de salud mental. El informe subraya igualmente la existencia de algunos servicios integrados modélicos, así como de algunas experiencias sobresalientes en el uso de nuevas tecnologías por servicios sociales de atención a personas adultas con discapacidad.