Cover Image
SERRANO, P., DE TENA-DAVILA, M.C., CRITERIOS DE FRAGILIDAD EN LOS USUARIOS DEL SERVICIO DE AYUDA SOCIAL A DOMICILIO. REVISTA ESPAÑOLA DE GERIATRIA Y GERONTOLOGIA , Vol. 39, no. 1 (2004), p. 9-18
Ref. 129027
Location: R.355 Archivo

Download file


Keywords:
Actividades de la vida diaria, Apoyo social, Atención domiciliaria, Autonomía personal, Cuestionarios, Dependencia, Evaluación, Personas mayores

Abstract:
Con el fin de contribuir a la planificación de la actividad sanitaria y social de manera conjunta, los investigadores de este estudio evaluaron hasta qué punto los usuarios del servicio de ayuda a domicilio (SAD) cumplen criterios de fragilidad y la relación de los diferentes problemas geriátricos detectados con la dependencia funcional. Para responder a este objetivo se realizó una encuesta por correo entre los usuarios del SAD de un distrito de Madrid y, posteriormente, se llevaron a cabo entrevistas con el personal de enfermería. Con las distintas variables recogidas en las diferentes partes del cuestionario, se elaboró un listado de las circunstancias o problemas geriátricos comúnmente usados como indicadores de fragilidad y se analizaron en relación con la dependencia funcional. Para la evaluación se utilizaron diversas escalas de uso común en geriatría y el análisis estadístico de los datos obtenidos fue realizado con el programa SPSS.Según los investigadores, los problemas geriátricos detectados entre los ancianos receptores de SAD precisan de un estrecho control para evitar un mayor deterioro. La intensidad de los servicios se relaciona con la el grado de incapacidad pero los autores del artículo sostienen, a pesar de ello, que la atención prestada por los servicios sociales resulta “un poco escasa”. La clave principal para asegurar una atención de calidad está, según ellos, en la optimización de recursos existentes adecuándolos a las ratios recomendadas. Por otro lado subrayan la importancia de una buena coordinación entre los servicios de salud y los servicios sociales primarios y lamentan al mismo tiempo la tendencia de considerar los cuidados domiciliarios como un recurso aislado y no como lo que realmente son, una puerta de entrada a diferentes niveles de atención. También indican que transformación que ha sufrido la atención primaria en los últimos años no se ha traducido en una atención domiciliaria sanitaria que responda a las necesidades actuales. La gran mayoría de los usuarios del SAD son, según ellos, tan frágiles que el hecho de ser atendidos por el debería alertar los servicios de salud para incluirnos en sus protocolos.