Cover Image
GARCIA, J.L., (DIR.), ET AL., LAS CUENTAS DE LA ECONOMIA SOCIAL. EL TERCER SECTOR EN ESPAÑA. Serie: BIBLIOTECA CIVITAS ECONOMIA Y EMPRESA. COLECCION ECONOMIA, Madrid, CIVITAS, 2004, 272 p.
Ref. 130085
Location: 192.383

Request the document


Keywords:
Asociaciones, Características sistema, Centros especiales de empleo, Cooperativas, Coordinación administrativa, Datos estadísticos, Discapacidad, Economía social, Entidades financieras, Entidades sin ánimo de lucro, Exclusión social, Financiación, Fundaciones, Personal, Sector privado, Sector público, Tipología, Voluntariado, Autonomías, España

Abstract:
El objetivo de este informe es disponer de una base cuantitativa que permita certificar el peso real de la economía social y ofrecer la importancia económica alcanzada por el conjunto de instituciones que engloba el Tercer Sector en España: asociaciones, fundaciones, entidades singulares, cajas de ahorro, cooperativas, sociedades laborales, mutualidades, centros especiales de empleo y empresas de inserción. El director del informe, José Luis García Delgado, insistió en la reclamación de un “merecido” reconocimiento de este tercer sector, del que dijo que “incorpora valores que asientan, afirman, consolidan las sociedades modernas, como son la solidaridad y el sentido de la responsabilidad social”. Tal y como revela el estudio, el principal problema del tercer sector es la financiación, que se estima en unos 1.500 millones de euros anuales. Para conseguir esta financiación, los responsables del estudio señalan vías como la fiscal, ya que consideran que algunas de las asociaciones y empresas del tercer sector sufren discriminación fiscal respecto al resto, precisamente por su especial conformación. Además, se propone la diversificación de fuentes de financiación, dado que, actualmente gran parte procede de las administraciones, como lo demuestra que el 45% de los recursos del sector no lucrativo procede de organismos públicos. Asimismo, el estudio pone de manifiesto que, a pesar de las dificultades de financiación y la falta de reconocimiento de los poderes públicos, el tercer sector en España mantiene una vitalidad y una fortaleza similares o ligeramente por encima de la media de los países desarrollados.