Cover Image
MONTSERRAT, J., LAS FUENTES DE FINANCIACION DE LAS ORGANIZACIONES NO LUCRATIVAS DE ACCION SOCIAL. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES , no. 55 (2004), p. 121-140
Ref. 138341
Location: R.1299 Archivo

Download file


Keywords:
Financiación, Gasto social, Tipología

Abstract:
La capacidad de captar diferentes tipos de ingresos en las organizaciones no lucrativas es el resultado de múltiples factores entre los que se encuentran la tipología jurídica, el tamaño de la organización y su propia estrategia en su relación con el entorno; el peso entre los diferentes tipos de ingresos evoluciona a lo largo del tiempo y depende, en buena parte, del marco legal que se instrumente para la provisión de los servicios sociales. Desde una perspectiva general se dice que las organizaciones no lucrativas tienen una alta dependencia financiera de la Administración Pública ya que más de la mitad de sus ingresos procede del sector público. Esta afirmación es cierta con matices que en unos casos, aumentan el peso de esta declaración y, en otros casos, la disminuyen. Cuando las organizaciones no lucrativas se convierten en gestoras de la Administración Pública, gestionando servicios de responsabilidad pública o tutelados por la misma, entonces el porcentaje de los ingresos públicos se convierte en la principal fuente financiera de la organización llegando a ser casi la única fuente de ingresos. Por el contrario, las grandes organizaciones y las fundaciones no parecen ser tan dependientes de los ingresos del sector público ya que disponen de otras fuentes complementarias (rendimientos del patrimonio, actividades comerciales, etc.) que les permite diversificar la estructura financiera. El desarrollo del Estado del Bienestar está impulsando a los diferentes niveles de la Administración Pública a asumir mayores responsabilidades en asegurar la provisión de servicios a los colectivos necesitados, con lo cual está introduciendo nuevas formas de financiación; algunas de ellas como, por ejemplo la concertación, permiten que el sector privado mercantil entre a proveer servicios sociales. En este nuevo contexto, las organizaciones no lucrativas deben aprender a adecuar sus estructuras organizativas y comunicativas para poder competir, en igualdad de condiciones, con los nuevos actores en la provisión de los servicios sociales.