Cover Image
Bayarri, V., Dependencia versus igualdad de oportunidades: el reto de universalizar los servicios sociales. Educación Social , no. 30 (2005), p. 103-113
Ref. 139055
Location: R.1247

Download file


Keywords:
Crítica, Dependencia, Discapacidad, Política social, Protección social, Servicios sociales, Universalización

Abstract:
Ante la inminente discusión sobre la Ley de Dependencia, el autor de este artículo sostiene que, además de contar con un sistema de protección de la dependencia, es preciso avanzar en la cultura de la igualdad de oportunidades, y en la universalización de los servicios sociales. El progresivo envejecimiento de la población ha dado lugar, en la mayor parte de los países europeos, a plantearse el debate sobre la protección de la dependencia. La respuesta a esta situación de necesidad difiere de unos países a otros; así, según datos del Libro Blanco de la Dependencia, las Administraciones Públicas del Estado español invierten un 0,36% del PIB en protección de la dependencia, mientras que otros países centroeuropeos (Alemania, Francia, Luxemburgo, etc.) dedican a ello el 1,5% y los nórdicos llegan hasta el 3% del PIB. En opinión del autor de este artículo, el documento refleja aspectos positivos como la propuesta de garantizar un sistema de protección universal mediante la incorporación de la prestación por dependencia, de naturaleza no contributiva, al sistema de la Seguridad Social. Además, considera muy positivo el compromiso manifestado por el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, de destinar 4.500 millones de euros, en los próximos ocho años, al desarrollo de los servicios sociales, lo que duplicaría el importe actual. No obstante, menciona aspectos negativos que pueden suponer una amenaza a los sistemas de servicios sociales de las Comunidades Autónomas. Por una parte, la falta de previsión suficiente respecto a la dimensión y funcionamiento de los equipos de valoración puede desencadenar un colapso administrativo; por otra, la previsión de un Catálogo Estatal de Servicios Sociales invade las competencias de las Comunidades Autónomas, que son las responsables de gestionar los servicios sociales. El autor destaca, también, algunas omisiones del Libro Blanco, como la falta de un planteamiento de la cuestión en clave de autonomía y calidad de vida; afirma que el enfoque es asistencialista, y que se centra en las personas mayores, dando un trato muy limitado a otros colectivos. Señala, asimismo, que no se plantean medidas jurídicas ni cautelas para garantizar los derechos de las personas que se encuentran en situación de incapacidad jurídica, que falta un análisis prospectivo de la oferta de servicios sociales teniendo en cuenta el impacto que puede producir la futura prestación por dependencia en la demanda de dichos servicios. Finalmente advierte de que no se plantea ningún modelo de concertación, de establecimiento de cláusulas sociales, etc. con las entidades prestadoras de servicios, entre las que se encuentran las del Tercer Sector.