Cover Image
COFFELT, N.L., ET AL., A LONGITUDINAL EXAMINATION OF THE LINK BETWEEN PARENT ALCOHOL PROBLEMS AND YOUTH DRINKING: THE MODERATING ROLES OF PARENT AND CHILD GENDER. Addictive Behaviors , Vol. 31, no. 4 (2006), p. 593-605
Ref. 139575
Location: R.992 Archivo

Request the document


Keywords:
Alcoholismo, Drogodependencias, Efectos, Factor de protección, Factor de riesgo, Familia, Género, Hijos, Juventud, Padres adictos

Abstract:
Tradicionalmente, las mujeres con problemas de alcohol han sido un colectivo poco estudiado. Este olvido se refleja también en aquellas investigaciones sobre la influencia que el consumo abusivo de alcohol de los progenitores tiene en el de sus vástagos adolescentes. Existe abundante literatura que muestra que las hijas e hijos de madres/padres con problemas alcohólicos tienden a iniciarse en el consumo de manera precoz y a experimentar dificultades relacionadas con esta sustancia durante la etapa adolescente. Sin embargo, las madres han sido sistemáticamente excluidas de la mayor parte de estos estudios –exceptuando los relativos al síndrome alcohólico fetal–, puesto que, o bien se han fijado sólo en los padres, o bien han supuesto que el género no interfería en el fenómeno. Algo similar sucede respecto al género de los/as vástagos: las investigaciones han solido centrarse exclusivamente en los varones, o a desconsiderar las diferencias de género. El estudio que se reseña en estas líneas indaga, por tanto, en un ámbito muy poco conocido, pero de gran importancia, debido al incremento del consumo abusivo de bebidas alcohólicas por parte de mujeres que se está produciendo en algunos países. La investigación se desarrolló durante tres años en Nueva Inglaterra (EE.UU.) a partir de una muestra aleatoria de 695 familias con hijos/as adolescentes. Las conclusiones indican que los problemas de alcohol de las madres aumentan la probabilidad de que sus vástagos beban a edades tempranas, un riesgo que se incrementa en función de la severidad del consumo de aquellas. En cambio, el estudio identifica una débil relación entre el consumo problemático del padre y el de los/as adolescentes. Por otro lado, el análisis estadístico realizado señala que el consumo paterno de alcohol sólo está asociado al consumo de las hijas, un dato coherente con la teoría que defiende que las chicas sufren en mayor medida las dificultades relacionales de las familias. Finalmente, se descarta la hipótesis de que el riesgo de las y los hijos aumente si los dos progenitores muestran problemas con la bebida. Los resultados del trabajo abogan por la prevención precoz, la intervención familiar y una mayor atención a las familias con hijas adolescentes.