Cover Image
Verbist, G., ET AL., Labour market activation policies. A comparison of the use of tax credits in Belgium, the UK and the US. Amsterdam, Managing Social Risks Through Transitional Labour Markets, 2005, 30 p.
Ref. 139901
Location: Archivo

Download file


Keywords:
Alternativas, Beneficios, Desempleo, Estudio comparativo, Impuestos, Pobreza, Política de empleo, Precariedad, Prestaciones económicas, Trabajo, Bélgica, Reino Unido, EE.UU.

Abstract:
La introducción a través del impuesto sobre la renta de prestaciones económicas a trabajadores y/o familias que perciben bajos salarios ha sido, durante los últimos años, una característica distintiva de los países anglosajones y, en particular, del Reino Unido y de los Estados Unidos. Dada su exitosa implantación en esos países, y la creciente precarización del mercado laboral en numerosos países, estos ‘tax credits’ o ‘créditos fiscales’ han ido introduciéndose en la Europa continental –Francia, Bélgica, Holanda–, en otros países norteamericanos –Canadá, en breve– o en Australia y Nueva Zelanda. La aceptación de estas medidas en esos países, sin embargo, no ha sido homogénea debido tanto a las diferencias en el mercado de trabajo como a las características del sistema de protección social en cada lugar o a la postura de los sindicatos. Este artículo describe las características del sistema implantado en Bélgica y las diferencias en cuanto a funcionamiento y efectos respecto a los existentes en Reino Unido y Estados Unidos, sin duda más desarrollados y consolidados. Diferente de estos dos sistemas por su individualización (aquellos se conceden a la unidad familiar y éste al individuo), en 2004 ofrecía un incremento salarial de hasta 960 euros anuales (en torno al 3% del salario medio) por trabajador, con un coste de 450 millones de euros. No parece sin embargo que tan reducida cuantía haya surtido un impacto significativo en términos de incentivación del acceso al empleo; además, debido a su individualización, parece haber beneficiado más a las rentas medias y a las familias que cuentan con dos perceptores de ingresos, sin desincentivar, como en otros sistemas ocurre, el acceso al empleo de quien percibe el sueldo más bajo. A cambio, su capacidad de reducción de la pobreza es más limitada.