Cover Image

ANDERSSON, B., ET AL., ALCOHOL AND DRUG USE AMONG EUROPEAN 17-18 YEAR OLD STUDENTS. DATA FROM THE ESPAD PROJECT. ESTOCOLMO, SWEDISH COUNCIL FOR INFORMATION ON ALCOHOL AND OTHER DRUGS, 2007, 156 p.
Ref. 145277
Location: Archivo

Download file


Keywords:
Actitudes sociales, Adolescentes, Consumo, Cuestionarios, Drogodependencias, Encuestas, Estudio epidemiológico, Juventud, Patrones de consumo, Europa

Abstract:
El European School Survey Project on Alcohol and Other Drugs (ESPAD) es, sin duda, la encuesta escolar sobre consumo de drogas más ambiciosa de cuantas se realizan en el continente europeo, pues recopila datos estandarizados y representativos a escala estatal en 35 países. Si bien ese estudio se circunscribe a la población de entre 15 y 16 años, en 2003 ya eran ocho los países que también pasaban el cuestionario a los menores de 17 y 18 años, un grupo etario de atención preferente, pues se supone que en él las tasas de prevalencia de consumo aumentan respecto al grupo anterior. La presente investigación analiza, precisamente, las cifras de la ESPAD referidas al consumo de los adolescentes de entre 17 y 18 años en siete de los países en los que la encuesta se aplica a dicho colectivo: Francia, Grecia, Italia, Letonia, Polonia, Eslovaquia y Suecia. Los resultados del informe muestran que la prevalencia del consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales difiere de modo notable en los distintos países. En muchas variables, Francia y Suecia se sitúan en polos opuestos: el alumnado francés bebe poco y raramente se emborracha (23% en el último mes), pero su tasa de consumo de cannabis es la más alta de toda la muestra (69% en el mismo período); en cambio, los estudiantes suecos se emborrachan con frecuencia (61%), pero presentan el menor consumo de cannabis (92%) y otras drogas ilegales. Por sexo, se observa que en numerosos lugares las pautas de consumo femeninas de drogas legales se han equiparado a las masculinas. Por edad, se confirma que estos adolescentes de 17 a 18 años consumen drogas en mayor proporción que los de 15 a 16. Respecto a las sustancias ilegales, el estudio sitúa el empleo de cannabis muy por encima del resto de drogas, cuyo consumo es muy minoritario. El estudio se limita a describir y comparar los datos, sin aventurarse a explicarlos, pero, al menos, deja planteada una pregunta de sumo interés: ¿por qué algunos estudiantes se abstienen de beber alcohol y, por el contrario, consumen drogas ilegales como el cannabis?