Imágen de Portada

Prevenir el consumo de alcohol juvenil mediante la colaboración de los padres


KOUTAKIS, N., ET AL., REDUCING YOUTH ALCOHOL DRINKING THROUGH A PARENT-TARGETED INTERVENTION: THE OREBRO PREVENTION PROGRAM. ADDICTION , Vol. 103, no. 10 (2008), p. 1629-1637
Ref. 154262
Localización: R.696 Archivo

Solicitar documento


Palabras clave:
Alcohol, Delincuencia juvenil, Drogodependencias, Efectos, Escuela padres, Evaluación de servicios, Juventud, Menores, Programas de prevención, Suecia

Resumen:
En Suecia, al igual que otros muchos países europeos, existe una seria preocupación por el consumo excesivo de alcohol entre los adolescentes. En respuesta a un llamamiento del Instituto Sueco de Salud Pública (Folkhälsoinstitutet), unos investigadores de la Universidad de Örebro desarrollaron, a finales de la década de 1990, un programa dirigido a prevenir el consumo de alcohol entre estudiantes de educación secundaria obligatoria (13-16 años). Se trataba de que el profesorado informara a los padres y madres sobre este tema en las reuniones conjuntas ordinarias que tienen a lo largo del curso escolar, de manera que pudieran tomar conciencia del problema. Los organizadores del proyecto animaron a los progenitores a firmar un acuerdo en el que adoptaran una postura de “tolerancia cero” hacia el consumo de alcohol de sus hijos e hijas, y les enviaron un mínimo de seis cartas cada año en las que se describía el papel que podían desempeñar en el trabajo para reducir el consumo de alcohol juvenil. Para fomentar pautas de ocio juvenil alternativas, sus padres y madres recibían un catálogo de todas las actividades de tiempo libre organizadas para jóvenes en el municipio. Con el fin de evaluar los resultados del programa, este documento estudia el consumo de alcohol entre 1.332 jóvenes de trece años cuyos progenitores participaron en el programa y de 1.372 jóvenes de la misma edad cuyos progenitores no fueron sometidos a ninguna intervención. Los resultados muestran que el porcentaje de adolescentes que se habían emborrachado varias veces en el último mes era el doble entre los jóvenes que no participaron en el programa que entre quienes sí lo habían hecho. Estos resultados son muy prometedores, teniendo en cuenta además que se trata de un programa que requiere pocos recursos económicos para su puesta en marcha, ya que aprovecha la relación ya existente entre el personal educativo del centro educativo y los padres y madres. Aunque el programa haya sido implantado en muchos municipios suecos, los autores señalan la necesidad de llevar a cabo futuros estudios para comprobar si la exportación de este modelo de prevención a otros países es viable.