Imágen de Portada

¿Cómo valora su salud la población extranjera residente en Euskadi?


RODRIGUEZ, E., ET AL., VARIABLES SOCIODEMOGRAFICAS Y ESTILOS DE VIDA COMO PREDICTORES DE LA AUTOVALORACION DE LA SALUD DE LOS INMIGRANTES EN EL PAIS VASCO. GACETA SANITARIA , Vol. 22, no. 5 (2008), p. 404-414
Ref. 155352
Localización: R.1697 Archivo

Solicitar documento


Palabras clave:
Edad, Enfermedad, Estatus socioeconómico, Exclusión social, Factor de riesgo, Forma de vida, Género, Migración, Percepción, Salud, España, País Vasco

Resumen:
El incremento de la población inmigrada ha sido especialmente importante en la CAPV en los últimos cinco años, pues, según los datos ofrecidos por Ikuspegi- Observatorio Vasco de Inmigración, la población inmigrante empadronada aquí ascendía a casi 90.000 personas en el 2006 –un 4% del total de ese año–, lo que supone un aumento de un 41% desde 2004. Sin duda alguna, la incorporación de este colectivo a la sociedad vasca requiere conocer mejor su estado de salud general por parte de los servicios sanitarios y epidemiológicos públicos. Las encuestas específicas proporcionan datos sobre el estado de salud percibida y son un buen predictor de la morbilidad, la mortalidad y de la utilización de servicios sanitarios de unas personas cuyos historiales clínicos a menudo no están disponibles. Esta investigación, dirigida por el Departamento de Enfermería I de la Universidad del País Vasco, se ha realizado con una muestra formada por 219 personas originarias del Magreb (31,8%), 152 del África Subsahariana (22,1%), 167 latinoamericanos (24,2%) y 151 europeos no comunitarios (21,9%). El estudio refleja una buena valoración de la salud en los diferentes grupos analizados e incluso, al comparar los resultados con los de la población autóctona según sexo y edad, se observa una mejor valoración de la salud en los hombres inmigrantes en el grupo de edad de 25-44 años (el 78% frente al 75%) y algo menor en las mujeres inmigrantes (el 70% frente al 82%). Los resultados del estudio reflejan, finalmente, que la situación subjetiva de salud de la población estudiada es buena, aunque empeora a partir de los diez años de estancia; así, por ejemplo, afirman tener una salud buena o muy buena el 64,2% de los magrebíes, el 78,7% de los subsaharianos y el 66,1% de los latinoamericanos.