Imágen de Portada

Evaluación del presupuesto individual británico


GLENDINNING, C., ET AL., EVALUATION OF THE INDIVIDUAL BUDGETS PILOT PROGRAMME. FINAL REPORT. YORK, INDIVIDUAL BUDGETS EVALUATION NETWORK, 2008, 327 p.
Ref. 155892
Localización: Archivo

Descargar documento


Palabras clave:
Análisis coste-eficacia, Discapacidad, Efectos, Evaluación de servicios, Personas mayores, Prestaciones económicas, Programas individualizados, Proyectos piloto, Servicios sociales, Reino Unido

Resumen:
Para avanzar en materia de personalización de los servicios sociales, el Gobierno británico puso en marcha en 2006 varios proyectos piloto de presupuestos individuales (individual budgets). Se trata de intervenciones que consisten en promocionar la autodeterminación de las personas mayores y las personas con discapacidad, dotándolas con una ayuda individual económica para la contratación directa de servicios, con o sin asesoramiento. Esta fórmula de atención permite a los usuarios saber de cuánto dinero dispone en cada momento y lo que cuestan los servicios a los que puede optar. El presupuesto individual es además una nueva forma de coordinar los servicios, ahorrándoles a los usuarios los múltiples procesos de valoración a los que antiguamente se les sometía. Los proyectos piloto de esta innovadora forma de atención fueron implantados en trece localidades. A los dos años, de iniciarse el proyecto, un equipo de investigación llamado IBSEN (Individual Budgets Evaluation Network) y compuesto por profesionales de cinco centros de estudios en el Reino Unido, realizó una evaluación para determinar su eficacia. Para ello, entrevistaron a usuarios y profesionales con experiencia del programa. Los resultados de esta investigación se presentan en este documento, que los propios autores han calificado como “el estudio más importante realizado hasta el momento sobre la personalización de los servicios sociales”. La evaluación demuestra que la mayoría de los usuarios percibían que el presupuesto individual aumentaba la flexibilidad de los servicios prestados y mejoraba el control que tenían sobre su vida. Parece, además, que la relación coste-eficacia del programa es buena. No obstante, señalan los autores, hay usuarios (sobre todo, personas mayores) que pueden vivir la participación en la toma de decisiones sobre el uso de los servicios como una carga de responsabilidades añadida, en lugar de considerarlo como un aumento de la autodeterminación. Con todo, antes de sacar conclusiones definitivas sobre la eficacia de los presupuestos individuales, se deben realizar otras investigaciones, concluyen los autores.