Cover Image

¿Hacia unas políticas de drogodependencias basadas en estudios empíricos?


PEARSON, M., COOMBER, R., THE CHALLENGE OF EXTERNAL VALIDITY IN POLICY-RELEVANT SYSTEMATIC REVIEWS: A CASE STUDY FROM THE FIELD OF SUBSTANCE MISUSE. ADDICTION , Vol. 105, no. 1 (2010), p. 136-145
Ref. 165196
Location: R.696 Archivo

Request the document


Keywords:
Acción contra las drogodependencias, Drogodependencias, Estudio cualitativo, Evaluación de servicios, Metodología, Métodos de investigación

Abstract:
Un buen número de los documentos que se reseñan habitualmente en este Boletín son metaanálisis, es decir, revisiones sistemáticas de la literatura científica alrededor de un tema determinado. El interés por este tipo de trabajos –que siguen métodos estandarizados de búsqueda, selección y comparación de estudios– tiene que ver con el ingente volumen de investigaciones que se publican en el ámbito de las drogodependencias, lo cual exige, como es lógico, un esfuerzo de síntesis. Esta clase de documentos se utilizan, además, para informar las políticas de prevención, tratamiento y reducción de daños, llegándose a considerar el estándar de calidad por antonomasia a la hora de establecer políticas de base empírica (evidence-based policies). A partir de un estudio de caso, este artículo se propone, justamente, explorar los límites de la objetividad que se le supone a estas revisiones sistemáticas. Los investigadores recurrieron, para ello, a técnicas etnográficas, con el fin de observar sobre el terreno todo el proceso de elaboración de un metaanálisis. El examen de los estudios descartados en la fase de selección es criticado con el argumento de que, al rechazar documentos calificados como ‘no sistemáticos’, se excluyeron materiales potencialmente útiles. Ello se debe, según los autores, a que esta metodología antepone la validez interna (relación causal entre las variables) a la validez externa (la posibilidad de inferir esa relación en contextos distintos al estudiado). La investigación también evidencia una falta de criterios para establecer la validez externa de los estudios seleccionados. Como resultado, se hicieron inferencias ad hoc sobre la aplicabilidad de los estudios, sin percatarse de que un mejor conocimiento de los contextos socioculturales en que tuvieron lugar habría permitido un juicio más certero al respecto. Por último, los autores constatan que las redes sociales de los científicos responsables del metaanálisis –en concreto, la consulta a expertos externos– fueron determinantes en la selección de determinados documentos. Como puede verse, este ejercicio de ‘etnografía de laboratorio’ cuestiona la absoluta objetividad atribuida a las revisiones sistemáticas, muestra las posibilidades que ofrece la metaetnografía y defiende la necesidad de explicitar aún más los procedimientos y criterios utilizados en las investigaciones.