Cover Image

AIERBE, P.M., ET AL., MENORES EN RIESGO: PRACTICAS EXCEPCIONALES DE LAS ADMINISTRACIONES. DONOSTIA-SAN SEBASTIAN, SOS RACISMO GIPUZKOA, 2010, 136 p.
Ref. 165703
Location: Archivo

Download file


Keywords:
Acogimiento institucional, Asociaciones, Casuística, Centros de protección, Centros menores infractores, Crítica, Derechos del niño, Derechos del usuario, Exclusión social, Malos tratos, Menores, Migración, Racismo, Recomendaciones, Tutela, España, Gipuzkoa, País Vasco

Abstract:
En la última década, el número de menores extranjeros sin referente adulto que han llegado a nuestro país se ha incrementado de forma notoria. Su corta edad, su estatus administrativo, su movilidad geográfica y la eventual debilidad de sus redes sociales en el entorno de llegada pueden colocar a muchos de estos chicos y chicas en una situación de vulnerabilidad extrema. Sin embargo, el amparo al que tienen derecho no siempre se presta en las condiciones más adecuadas. SOS Racismo Gipuzkoa documenta en este informe un caso que, a su juicio, ejemplifica algunas malas prácticas en la atención a este colectivo: el del centro Oilur, en Deba. El director del Departamento de Infancia y Juventud de la Diputación Foral de Gipuzkoa, por su parte, calificó la denuncia de “informaciones falsas, erróneas y manipuladas”. Es preciso señalar que las irregularidades detectadas en este centro suscitaron también quejas por parte del Ararteko y la Fiscalía, y condujeron, en último término, al cierre temporal del dispositivo con el fin de reformarlo. De acuerdo con la ONG, el centro se encontraba adscrito al programa especializado para menores extranjeros con graves problemas de conducta, pero parte de los menores allí acogidos no respondían a ese perfil. Igualmente, los datos recogidos por el estudio evidencian, según sus autores, que en él se vulneraban los derechos de los menores a “la educación, a la documentación, a ser tutelados, [y] a no sufrir maltrato tanto físico como psicológico”. Para terminar, SOS Racismo constata que el paso por el centro ha tenido consecuencias negativas en la vida de muchos menores y que el tratamiento político e informativo del caso –objeto de una cobertura mediática reseñable– ha transmitido a la ciudadanía una imagen distorsionada y alarmante de unos chicos con problemas (que no ‘problemáticos’) y, por extensión, de todos los menores extranjeros no acompañados.