Cover Image
COLOM, D., EL TRABAJO SOCIAL SANITARIO Y LA PLANIFICACION DEL ALTA. EN: COORDINACION (GRUESA Y FINA) EN Y ENTRE LOS SERVICIOS SANITARIOS Y SOCIALES. BARCELONA, HACER, 2008, 173-186 p.
Ref. 166718
Location: DFB L-4314 24.343

Request the document


Keywords:
Acción comunitaria, Adultos, Alta médica, Atención sociosanitaria, Coordinación administrativa, Dependencia, Discapacidad, Enfermedades mentales, Infancia, Personas mayores, Reuniones, Servicios de salud, Servicios sociales, Trabajo social

Abstract:
Cada año, el Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO) organiza unas jornadas de debate en torno a alguno de los temas que le son propios. Las celebradas en 2007 tomaron como eje la coordinación entre los servicios sociales y los sanitarios, que hoy día se reconoce como imprescindible para ofrecer a la ciudadanía una atención integrada y de calidad. Los trabajos presentados en ese foro se han editado en el presente libro, donde se encuentra este capítulo Dolors Colom sobre el trabajo social sanitario y la planificación del alta. Desde su experiencia como especialista en atención sociosanitaria, Colom expone aquí las características y herramientas fundamentales del trabajo social en el ámbito sanitario, para centrarse más tarde en la planificación del alta como el instrumento más conocido de aquél. Remontándose a los orígenes del trabajo social, Colom muestra que los primeros teóricos de la disciplina –empezando por la propia Mary Richmond– eran muy conscientes de que las necesidades de las personas aquejadas de alguna enfermedad transcendían el marco estrictamente sanitario para adentrarse en el social, y que, por tanto, requerían intervenciones coordinadas. Así, gracias al impulso del doctor Cabot, a quien se considera el fundador del trabajo social sanitario, la presencia de trabajadores sociales se extendió rápidamente por EE:UU:, país que en 1921 contaba ya con 350 departamentos de planificación del alta. Tres son, a juicio de Colom, los procedimientos básicos del trabajo social sanitario. En primer lugar, la atención profesional individualizada, más frecuente en las áreas de urgencias, consultas u observación. Tiene carácter reactivo, pues busca paliar un problema inmediato, sin tratar de eliminarlo o de conocer sus causas más profundas. La segunda herramienta es el método de trabajo de caso (casework), el procedimiento del trabajo social por excelencia. A diferencia del anterior, persigue modificar la realidad que origina el conflicto y que puede dificultar o impedir la recuperación del paciente. Por lo tanto, exige intervenciones más largas y el empleo de mayor variedad de indicadores. El tercer instrumento es la planificación del alta, que, si bien suele asociarse a la atención especializada, la autora defiende que también es aplicable a la atención primaria cuando es preciso un seguimiento desde un ámbito diferente al sanitario (social, educativo, laboral).