Cover Image

¿Sirven de algo los contenedores de recogida para jeringuillas usadas?


DE MONTIGNY, L., ET AL., ASSESSING A DROP BOX PROGRAMME: A SPATIAL ANALYSIS OF DISCARDED NEEDLES. INTERNATIONAL JOURNAL OF DRUG POLICY, THE , Vol. 21, no. 3 (2010), p. 208-214
Ref. 167834
Location: R.1114 Archivo

Request the document


Keywords:
Drogas ilegales, Drogodependencias, Efectos, Evaluación de servicios, Intercambio de jeringuillas, Reducción de daños, Vía intravenosa, Canadá

Abstract:
Existen pruebas científicas de que los programas de intercambio de jeringuillas constituyen un método eficaz para prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas. Pero la experiencia también muestra que la distribución de equipamiento estéril para inyectar drogas aumenta la presencia de jeringuillas usadas tiradas en espacios públicos. Aunque estos utensilios rara vez provocan contagios del VIH o hepatitis, sí pueden dar lugar a pinchazos accidentales y fomentan la reutilización de jeringillas y agujas en mal estado. La presencia de basura en forma de jeringuillas contribuye, además, a crear una sensación de inseguridad que, a su vez, puede generar sensaciones de rechazo hacia las personas drogodependientes.

Abstract:
Para intentar evitar estos problemas, en algunos lugares, se han creado, proyectos pilotos que consisten en colocar cajas para depositar jeringuillas, ubicadas a la intemperie o dentro de edificios (por ejemplo, en servicios públicos). Este artículo analiza los efectos de una iniciativa de este tipo en Montreal (Canadá). Para determinar la eficacia de las cajas de depósito, se hizo una especie de mapa de jeringuillas usadas encontradas en un espacio de 2,5 km2 en el medio urbano abierto. A lo largo de los cinco años que duró la investigación, se encontraron más de 7.000 jeringas y agujas. Durante el mismo periodo de tiempo, se colocaron 12 cajas de recogida, algunas de ellas fuera de locales de distribución de material higiénico para inyectar, y otras tantos en los lugares más frecuentados por personas que consumen droga por vía parenteral. Los resultados del estudio muestran que la presencia de las cajas redujo hasta un 98% el desecho no controlado de las jeringuillas. De los resultados se deduce también que la ubicación de las cajas es de gran importancia para su eficacia, ya que parece que los usuarios están dispuestos a andar unos 200 metros para llegar a la caja. Si la distancia es mayor, el riesgo de depósito no controlado aumenta. Según los autores, los resultados confirman lo que ya se sabía: que las personas que se inyectan drogas prefieren dejar sus jeringuillas usadas en un lugar seguro antes que tirarlas en la vía pública.