Cover Image

Asociación Europea para la Salud Mental en la Discapacidad Intelectual, Directrices y principios para la práctica: Evaluación, diagnóstico, tratamiento y servicios de apoyo para personas con discapacidad intelectual y problemas de conducta. Madrid, FEDERACION ESPAÑOLA DE SINDROME DE DOWN, 2010, 66 p.
Ref. 169648
Location: DFB Archivo

Download file


Keywords:
Diagnóstico, Discapacidad intelectual, Estándares, Evaluación, Internacional, Manuales, Organización y gestión, Recomendaciones, Salud mental, Servicios de apoyo, Servicios de salud, Terapia, Trastornos de la conducta, Tratamiento

Abstract:
Este documento, segundo de una serie de directrices prácticas elaboradas por la Asociación Europea para la Salud Mental en Discapacidad Intelectual (MH-ID), pretende contribuir a resolver estas divergencias recopilando, desde una perspectiva integradora, las aportaciones de renombrados expertos internacionales de Europa, Canadá y Estados Unidos. En esta línea, las directrices persiguen cuatro objetivos principales: proporcionar un marco conceptual unificado sobre los problemas de conducta en personas con discapacidad intelectual; extender el consenso entre profesionales y la cooperación a escala internacional en el desarrollo de los servicios de atención para este colectivo; fomentar, a escala europea, la puesta en marcha de políticas nacionales para una adecuada organización de los servicios de salud mental especializados; y, en último lugar, proporcionar ejemplos de buenas prácticas. Estas directrices aspiran a convertirse en un documento de referencia en torno a la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de los problemas de conducta en personas con discapacidad intelectual, así como en relación a los aspectos organizativos del sistema de salud relacionados con las necesidades específicas de este colectivo.

Abstract:
Los problemas de conducta dificultan la interacción entre la persona y su entorno, influyen en su calidad de vida y pueden derivar, incluso, en la aparición de enfermedades mentales. En el caso de las personas con discapacidad intelectual, la atención de estos problemas graves del comportamiento constituye un tema especialmente complejo, tanto por los obstáculos añadidos a los que se enfrentan en el acceso a los servicios de salud mental, como por la propia diversidad de interpretaciones profesionales.