Cover Image

Aproximación al sinhogarismo en Asturias


PROCURADORA GENERAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, LAS PERSONAS SIN HOGAR EN ASTURIAS. INFORME MONOGRAFICO A LA JUNTA GENERAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS. OVIEDO, PROCURADORA GENERAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, 2010, 182 p.
Ref. 170518
Location: Archivo

Request the document


Keywords:
Características población, Datos estadísticos, Exclusión social, Intervención social, Planes de acción social, Programas de inserción, Servicios sociales, Servicios y centros, Sin techo, Asturias, España

Abstract:
Aunque la intervención de los servicios sociales deba adaptarse a las características de cada usuario, el diseño de planes y programas requiere tener una idea general del perfil sociodemográfico y las necesidades de las poblaciones excluidas o en riesgo de estarlo. Este informe proporciona datos cuantitativos sobre las personas sin hogar en el principado de Asturias, así como de la atención que reciben, datos todos ellos extraídos de las memorias de los centros de alojamiento correspondientes a 2008. Las debilidades detectadas apuntan a una escasa cobertura pública (el 75% de los recursos son gestionados por la iniciativa social), dificultades de coordinación con departamentos ajenos a los servicios sociales, centralización de los recursos en tres municipios (Oviedo, Gijón y Avilés) y escasez de dispositivos de media y larga estancia, deficiencias similares a las que se registran en otros lugares. Entre las recomendaciones del estudio cabe señalar las siguientes: asumir el liderazgo público en la planificación, configuración y coordinación de los servicios; adoptar un modelo integral, coordinado e individualizado de atención a las personas sin hogar, que atienda tanto las necesidades básicas, como a la reducción de riesgos y la recuperación social; implantar un sistema unificado de información; establecer una cartera de servicios; diversificar y flexibilizar los recursos; mejorar la atención en las áreas de salud mental y drogodependencias; desarrollar la renta básica autonómica; y, finalmente, incluir a las personas sin hogar en las políticas de vivienda.