Cover Image

Steinman, M.A., ET AL., Beyond the prescription: medicatin monitoring and adverse drug events in older adults. Journal of the American Geriatrics Society , Vol. 59, no. 8 (2011), p. 1513-1520
Ref. 181231
Location: R.273 Archivo

Request the document


Keywords:
Efectos, Efectos no deseados, Enfermos, Fármacos, Personas mayores, Prevención, Tratamiento médico

Abstract:
Las sociedades posindustriales se enfrentan al desafío de elevar la calidad de vida, a través del fomento del empleo y la protección social, conteniendo al mismo tiempo el gasto público. A través de un metanálisis de la literatura publicada al respecto, esta monografía evalúa cómo países con modelos de bienestar muy diferentes combinan distintas herramientas, con desiguales resultados, en un intento por alcanzar esos tres objetivos. De un tiempo a esta parte, las sociedades occidentales han conocido un nuevo tipo de privación económica: la de aquellos sectores sociales que, pese a tener un empleo, no cuentan con los recursos suficientes para asegurarse un adecuado nivel de bienestar. El fenómeno de los trabajadores pobres es relativamente reciente, en la medida en que, hasta hace unas décadas, trabajar se consideraba un antídoto casi infalible contra la pobreza. La obra empieza revisando los conceptos de pobreza y trabajo, y señala que la falta de consenso científico en torno a estas categorías impide identificar de forma unívoca quién es pobre y quién tiene trabajo. En los capítulos siguientes, el autor del estudio profundiza en los factores y mecanismos que explican las situaciones de escasez de ingresos en la clase trabajadora, y las medidas que los Gobiernos utilizan para combatirla. A continuación, el investigador explora las herramientas utilizadas para enfrentarse a dichos mecanismos en cuatro países, representativos de otros tantos modelos de bienestar: Estados Unidos (modelo liberal), Alemania (conservador-corporativista), Suecia (socialdemócrata) y España (modelo mediterráneo). El análisis bibliográfico confirma la idea de que, en efecto, no cabe hablar de trabajadores pobres como una categoría homogénea y, por ello, se propone clasificarlos en tres grupos, según la causa que produce dicha pobreza: los bajos salarios por hora, la menor vinculación al mercado laboral y las exigencias derivadas de la crianza –en especial, en familias numerosas–.