Cover Image
TAYLOR-GOOBY, P., NUEVOS RIESGOS SOCIALES EN LA SOCIEDAD POST-INDUSTRIAL: ALGUNAS EVIDENCIAS OBTENIDAS DEL EUROBAROMETRO ACERCA DE LAS RESPUESTAS A LAS POLITICAS ACTIVAS DEL MERCADO DE TRABAJO. REVISTA INTERNACIONAL DE SEGURIDAD SOCIAL , Vol. 57, no. 3 (2004), p. 51-74
Ref. 131180
Location: R.423

Request the document


Keywords:
Actitudes sociales, Crítica, Política, Política activa empleo, Política de empleo, Política social, Alemania, Francia, Reino Unido, Suecia

Abstract:
Un resultado de los complejos cambios sociales que repercuten actualmente sobre la protección social pública es la aparición de lo que se podría denominar "nuevos riesgos sociales" como parte del paso a una sociedad postindustrial. Se trata de los riesgos relacionados con el acceso al empleo adecuadamente remunerado en particular en lo tocante a los jóvenes de baja calificación, en un mercado de trabajo cada vez más flexible y con el manejo del equilibrio entre la vida laboral y las responsabilidades familiares en el caso de las mujeres dedicadas a carreras de tiempo completo. Coexisten con los viejos riesgos sociales que motivaron el desarrollo de los Estados de bienestar destinados a hacerles frente y típicamente ligados al retiro o a la interrupción del trabajo remunerado, en la mayoría de los casos de un hombre "sostén del hogar". Los nuevos riesgos sociales ofrecen a los encargados de formular políticas la oportunidad de transformar el vicio en virtud, reemplazando onerosas prestaciones pasivas mediante disposiciones que movilizan a la fuerza de trabajo, con la intención de realzar la competitividad y reducir la pobreza de los grupos vulnerables. No obstante, es débil el electorado que apoya esas políticas, pues sobre las personas las contingencias recaen con mayor fuerza en determinadas etapas de la vida y entre grupos de especiales características. En este artículo se procede a examinar las actitudes contrastadas en cuatro países europeos ante las políticas del mercado de trabajo frente a los nuevos riesgos sociales. Muestra que tales actitudes están firmemente enclavadas en creencias generales acerca de la escala, la dirección y el papel apropiados de la intervención del Estado de bienestar, a fin de que la debilidad del electorado que acepta el nuevo riesgo social no socave necesariamente la posibilidad de atraer el apoyo a dichas políticas, siempre y cuando sean elaboradas en forma de no contradecir las tradiciones nacionales en cuanto a los valores del Estado benefactor.