Cover Image

MORGAN, C.J.A., ET AL., CONSEQUENCES OF CHRONIC KETAMINE SELF-ADMINISTRATION UPON NEUROCOGNITIVE FUNCTION AND PSYCHOLOGICAL WELLBEING: A 1-YEAR LONGITUDINAL STUDY. ADDICTION , Vol. 105, no. 1 (2010), p. 121-135
Ref. 165195
Location: R.696 Archivo

Request the document


Keywords:
Deterioro cognitivo, Drogodependencias, Efectos, Estudio longitudinal, Fármacos, Función mental, Neuropsiquiatría

Abstract:
La ketamina es una sustancia, utilizada habitualmente como anestésico veterinario, con propiedades disociativas que producen falta de conexión entre la mente y el cuerpo, y que puede llegar a provocar convulsiones, parálisis, náuseas, parada respiratoria e incluso la muerte. Este anestésico actúa como psicodélico y es especialmente peligroso combinado con otras drogas, como el éxtasis, la cocaína o los opiáceos. Además, su consumo habitual produce alteraciones en la memoria y en la concentración y el deterioro de las habilidades del individuo. Su creciente consumo entre los jóvenes europeos, en particular en España y en el Reino Unido, sus efectos perjudiciales y el hecho de que no esté incluida como droga tóxica en las listas de las Naciones Unidas son motivo de gran preocupación y de alarma. Con el fin de conocer en mayor profundidad las consecuencias del consumo de esta sustancia, la presente investigación analiza los efectos de la ketamina en el desarrollo cognitivo y el bienestar psicológico de los consumidores. De manera específica, se evaluaron las consecuencias neuropsiquiátricas y cognitivas en 150 participantes. Éstos fueron agrupados en cinco bloques –consumidores frecuentes, consumidores esporádicos, abstinentes, grupo control de policonsumidores y no consumidores de drogas ilegales– y completaron diferentes instrumentos de evaluación al inicio del estudio y un año más tarde: siete cuestionarios de capacidades neurocognitivas y otros cinco para valorar su bienestar psicológico –síntomas esquizofrénicos, disociativos, depresivos y de eventos estresantes–. Cabe destacar el deterioro cognitivo del grupo de consumidores frecuentes de ketamina. En concreto, estos consumidores habituales aumentan su consumo con el paso del tiempo y éste provoca un empeoramiento de la memoria, así como un mayor número de síntomas de malestar emocional. En definitiva, los autores concluyen que un alto consumo de ketamina es perjudicial tanto para el funcionamiento cognitivo como para el bienestar psicológico.